ZONA DE DESCANSO
HOME    MUSIC ZONA DE DESCANSO   VIDEO CONTACT
© copyright 2013 torontochristianradio
HOME    MUSIC ZONA DE DESCANSO   VIDEO CONTACT
Mas que música para tu vida Christian Radioo Toronto .com zona       de  descanso OSTEOPOROSIS By Mujeres de Esperanza

Queremos hablar hoy acerca de la salud de nuestros huesos y cuán importante es el cuidado que debemos tener de ellos para que se mantengan fuertes y sanos. Durante nuestra juventud y mientras estamos con todo el vigor, no se nos ocurre pensar que los huesos también se enferman. Pero los años pasan y como cada parte de nosotras nos vamos desgastando.

Te contaremos lo que le sucedió a Cloe, la vecina de mi amiga Janet:

Un día conversaban en el fondo de sus casas por encima de la cerca de arbustos. Janet comentó a Cloe que la doctora le había dicho que las mujeres cuando llegamos a cierta edad debemos ser muy cuidadosas al caminar porque tan sólo un pequeño resbalón puede causar una caída y una rotura de huesos. Cloe estaba trabajando en su jardín sacando las malas hierbas que crecían entre los vegetales que había plantado.
“Ya lo sé” respondió Cloe, “pero me gusta mucho trabajar en mi jardín, y yo sé que Dios me está cuidando, y además a ti te gusta comer mis tomates recién arrancados y los porotos de la misma manera como me gustan a mí.”
A la mañana siguiente, Cloe se levantó temprano para terminar de arrancar las malas hierbas y remover la tierra. Cuando comenzó a caminar, su pie resbaló y fue a parar al suelo. Un terrible dolor sintió en una de sus piernas mientras trató levantarse del suelo. A los pocos minutos sintió que Janet su vecina se había levantado. La llamó con la esperanza que la escuchara.
– “Cloe, ¿qué estás haciendo allí en el suelo?
– “Me caí y no puedo moverme” respondió Cloe.
Rápidamente Janet corrió al teléfono y llamó al hospital para que enviaran una ambulancia. La ambulancia no tardó en llegar. En el hospital las enfermeras le dieron un calmante y le dijeron que la llevarían a hacerle Rayos X.
El doctor le informó a Janet que temía se hubiera fracturado la cadera. Los rayos X mostraron que Cloe tenía Osteoporosis y ese mismo día debían practicarle una cirugía.

Al siguiente día, Cloe estaba en su dormitorio en el hospital. Una profesional de la salud le ayudó ponerse de pie al lado de la cama. El dolor era casi insoportable. Finalmente dos días más haciendo terapia logró caminar con un andador hasta el baño.

Una mañana el doctor le habló que debía ir a un centro de rehabilitación donde le ayudarían a ponerse más fuerte y pronto después podría retornar a su hogar.
Cloe le dijo al doctor: “Ya sé -debo ser muy cuidadosa.” “Además Dios cuidará de mí”

Pobre Cloe, menos mal que su vecina la encontró pronto esa mañana temprano y la ayudó. Es muy bueno tener esa clase de vecina y por supuesto, Dios estuvo cuidando de ella también. Tenía razón Janet cuando le dijo que “a la edad de ellas debían ser cuidadosas y que sólo un pequeño resbalón podría causarle rotura de huesos.” Cloe tenía una enfermedad en sus huesos llamada Osteoporosis.

La osteoporosis es una enfermedad en que los huesos se ponen débiles y más finos y fácilmente pueden quebrarse. Antes de llegar a la osteoporosis algunas personas sufren de osteopenia. Pasan por muchos sufrimientos como dolores de espalda, dolores en los brazos y en las piernas. Aún cosas tan sencillas como doblar la ropa, hacer la comida o las tareas diarias puede resultar muy dificultoso. A veces podremos sentirnos cansadas aún sin hacer nada.

Hay un estudio que se hace a los huesos – la Densitometría- Es un examen para comprobar cuan fuertes están tus huesos. Por lo general es más común diagnosticar enfermedades a los huesos en las mujeres después de los 40 años, pero podrían aparecer antes también.
Por tanto es importante tener en cuenta una buena alimentación rica en calcio. Hay ciertos alimentos que todos deberíamos consumir y que aportan calcio a los huesos. Me refiero a la leche, queso, huevos, carnes rojas y blancas como pollo y pescado.

También vegetales de hojas verdes, patatas dulces, nueces, legumbres como arvejas y chauchas y granos enteros…
Si eso no es suficiente seguramente el doctor te pedirá que tomes unas tabletas de calcio y anti-oxidantes. Si no tenemos suficiente calcio los huesos comenzarán a ponerse más finos y corremos el riesgo de tener osteoporosis.

La vida sedentaria es un factor de riesgo para la salud de los huesos. Por tanto el doctor te pedirá que hagas mucho ejercicio especialmente caminar. Como seguramente tendrás pereza de salir sola, tienes que buscar una amiga o una vecina para que te acompañe cada día a dar una caminata por el barrio, mientras aprovechan a cultivar la amistad y charlar, algo que tanto nos gusta a nosotras las mujeres.

Nina, otra amiga oyente nos ha contado algo de su experiencia con los problemas a los huesos. Es una persona que como muchas, tiene sus problemas en el hogar y estaba cayendo en un pozo depresivo. Nos dijo que comenzó a leer la Biblia y a subrayar con un marcador de color verde las frases que serían útiles para sentirse mejor. Descubrió un verso en el libro de Jeremías 29:11 donde dice que “Dios tiene planes para prosperarte y no dañarte, para darte una esperanza y un futuro.” Al leer esta promesa de Dios para ella, se dio cuenta que necesitaba levantarse y vivir plena y felizmente la vida que Dios quería que ella viviera. Continúa diciendo: “Con la ayuda de Dios me levanté de mi depresión y comencé a hacer ejercicios, a caminar y a tomar mis vitaminas y mis anti-oxidantes. Comencé a comer muchos vegetales de hojas verdes y todas las frutas que tenía a mi alcance.” “Ahora me siento mucho mejor y logro hacer las cosas y disfruto de mi vida. Cada mes cumplo con mi cita de concurrir a la clínica para que el doctor evalúe como van mis huesos y sé que con el tiempo voy a estar bien. Quiero evitar enfermarme de osteoporosis. No quiero terminar postrada en una cama o en una silla de ruedas. Quiero cuidarme desde ahora.”

Felicitamos a esta amiga por haber tomado conciencia que debe ser cuidadosa con su salud. Las mujeres jóvenes y adultas pasamos muchas horas trabajando sentadas o muy quietas. Necesitamos darnos cuenta que debemos hacer ejercicios y lo puedes hacer gratis saliendo a caminar cada día por tu barrio. Comienza a hacerlo ya. Invita a tu vecina y salgan juntas mientras que conversan sobre temas de interés para las mujeres. Si lo deseas nos cuentas qué haces tú para sentirte bien.